Manifiesto AFANIP

"Desde el año 2013,  AFANIP se ha constituido como una asociación de familias de Niños con prótesis. A pesar de nuestra juventud, no somos inexpertos, puesto que ya llevabamos colaborando desde el año 2004 en la asociación Aupi.

Desde AFANIP, se persigue apoyar y asesorar a padres y madres desde el primer momento en que son conocedores de que su hijo/a tiene o va a tener la falta de alguna extremidad, de las causas, efectos y posibles tratamientos, como pudiera ser la colocación de una Prótesis Infantil"

En AFANIP trabajamos juntos para:

  • Intercambiar información experta y vivencial sobre dudas tanto médicas, como administrativas y de gestión con estamentos oficiales, para la obtención de ayudas monetarias o asistenciales.
  • En cuanto una familia tiene su primera relación con nosotros, inmediatamente la asociación facilita el contacto con familias cercanas a su lugar de residencia, así como con familias, coincidentes en las edades de los menores y con su misma o similar"característica", "problemática".
  • Defendemos los derechos de los menores,adolescentes y, en general, los de las todas las familias frente a la Administración y las Comunidades Autónomas.
  • Nos reunimos varias veces al año, intercambiando experiencias entre todos, para mantener un contacto directo y una relación más cercana, en la que los menores y adolescentes intercambien sus inquietudes.
  • En nuestras jornadas se imparten talleres sobre la utilización de prótesis, talleres de fisioterapia, conferencias sobre 'inteligencia emocional” de los niños/adolescentes, grupos de trabajo entre padres y actividades para toda la familia.

AFANIP quiere transmitir un mensaje claro hacia la sociedad:

Para la Administración pública

Para toda la sociedad

Existen multitud de barreras técnicas, financieras, administrativas y legales que impiden a los padres poder acceder a prótesis en igualdad de condiciones en todas las Comunidades Autónomas. Además, el catálogo de prótesis no está actualizado, lo que imposibilita que los niños puedan acceder a los últimos avances tecnológicos y provoca también la falta de uniformidad en los criterios médicos a la hora de prescribirse las prótesis.
Nuestros hijos deben ser tratados como lo que son, personas que afrontan su situación con alegría y optimismo. El tener un grado de discapacidad no es ningún impedimento para el desarrollo pleno, normal y feliz en la vida. La discapacidad de nuestros hijos no es motivo de ninguna pena, sino tan sólo un reto más en la vida similar a los de otras personas que tienen en su día a día en la sociedad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies